(222) 130 10 00

Comuniquese de Lunes a Viernes de 9 a 18 hs.

El Entorno

El Carmen nace de una idea inspiradora: conectar íntimamente tu alto estilo de vida con la naturaleza original, de forma armónica y privilegiada.

Ofrece espacios de residencia en un área natural conservada y exclusiva en la bella tierra de Atlixco, dándoles a ti y a tu familia calidad y cualidad de vida extraordinaria que la ciudades no pueden ofrecer, no importa cuándo se invierta en ello. Sin duda, es un lujo de la naturaleza.

Historia

Para entender la majestuosidad de los árboles en El Carmen, primero tendríamos que saber quién fue el creador de dicho jardín. La historia se remonta a un barco que viajó de Japón a Perú en 1892. Ese barco llevaba como pasajero a Tatsugoro Matsumoto, jardinero imperial en Tokio que fue contratado por el ministro de hacienda de Perú para diseñar un jardín. Al hacer escala en México, se dio cuenta de que la gente de este país tenía un aprecio especial por las flores y plantas. A su regreso del Perú volvió a pasar por México y decidió quedarse a vivir aquí.

La casa Matsumoto es reconocida por la Cámara de Comercio desde 1898. A principios del siglo XX, la Colonia Roma en la Ciudad de México era uno de los barrios más elegantes de la ciudad. Las casonas, por supuesto, tenían una extensión de jardín, por lo que surgió la necesidad de que alguien estuviera al cuidado de esos espacios. Matsumoto era el indicado para diseñar y cuidar los jardines de las residencias de todo el barrio, pues más que un jardinero era algo semejante a un arquitecto paisajista. Gracias a su trabajo, comenzó a ser apreciado dentro de la sociedad porfiriana. Entonces, el mismísimo presidente Porfirio Díaz lo invitó a hacerse cargo de los arreglos florales de la residencia presidencial en el Castillo de Chapultepec y del bosque lo rodea.

Posteriormente, durante la presidencia de Álvaro Obregón, Matsumoto fue el encargado de plantar árboles de jacaranda en las principales avenidas de la Ciudad de México, mismos que él había introducido desde Brasil y reproducido en sus viveros.Hacía los años cuarenta, Matsumoto compró la Hacienda de Temixco, la cual utilizó como refugio para las familias japonesas que huían de la Segunda Guerra Mundial.

Años después, Matsumoto compró un terreno en Atlixco, Puebla, el cual utilizó como vivero, dada la cercanía que tenía con la Hacienda de Temixco y el clima parecido al de Morelos. Mastumoto plantó Laurel de la India, el cual tiene un aspecto semejante al de un Bonsái.

Además, Matsumoto fue el encargado de introducir al país el Bonsái, la Bougainvillea y las Jacarandas. Así fue como llegaron a nuestra tierra los majestuosos árboles que hoy le dan vida a El Carmen, trayendo su magia desde lugares lejanos para contar una historia que hoy se convierte en tuya.

Nuestro entorno ahora es tuyo.